«Un pequeño favor»

Año: 2018

País: Estados Unidos

Dirección: Paul Feig

Producción: Paul Feig y Jessie Henderson

Basada en la novela: A Simple Favor de Darcey Bell

Música : Theodore Shapiro

Fotografía: John Schwartzman

Montaje: Brent White

Protagonistas: Blake Lively, Anna Kendrick, Eric Johnson, Sarah Baker, Rupert Friend Linda Cardellini, Jean Smart, Andrew Rannells

“Los secretos son como la margarina, fáciles de extender, pero malos para el corazón”

Nos encontramos ante una historia laberíntica, en la que cuando crees que tienes la respuesta a todas las preguntas aparecen miles de interrogantes más.

Se nos presentan dos personajes principales, dos arquetipos muy distintos: por un lado, una mujer segura de sí misma, enigmática, elegante y con una aparente seguridad arrolladora; por otro lado, tenemos a una mujer con intención de ser la ama de casa perfecta, insegura y con poca confianza en sus posibilidades.

Los dos personajes se cruzan por casualidad y de ahí sale una historia chispeante, ágil y con gran capacidad para atrapar a los amantes del cine palomitero.

Es curioso cómo a lo largo de la película da la sensación de que las personalidades de las dos mujeres se transfieren. Stephanie (Anna Kendrick) va ganando personalidad, se deja mostrar al mundo y disfruta de ser quien es mientras que, por otro lado, a Emily se le presenta una situación que la hace vulnerable, lo que dota de fragilidad a su personaje que llega a parecer a veces inalcanzable.

La amistad que se crea entre estas dos mujeres tan distintas es destellante. Una relación que parece algo superficial al principio pero que de alguna manera se desarrolla de forma que logran encontrar en sus diferencias nexos en común y es que al final, seamos como seamos, siempre necesitamos a alguien que sea cómplice de nuestros secretos.

El enredo de situaciones en la película se resuelve de una manera que me parece sublime. Aunque algunas personas la tachan de género de lo absurdo, creo que toda realidad tiene algo de ilógico alguna vez y el director logra dar cierta personalidad a situaciones descabelladas. Si te gustó Mujeres desesperadas y Pretty Little liars, “Un pequeño favor” te va a embelesar.

Para resaltar todo el acertijo que son estos dos personajes tenemos de fondo una banda sonora que está muy bien elegida, las canciones francesas que suenan en algunas escenas de la película son perfectas para transportarnos a ese enigma que es Emily, a la elegancia que la rodea.

Pero entre tanto glamour y burbujas de humor también se nos enseñan retales de una historia mucho más profunda y rebuscada que nos demuestra que las personas somos rompecabezas, fotos perdidas y momentos que intentamos encerrar en el desván para que no vuelvan más.

Es una película rápida e irresistible, que te hará pasar un buen rato dejando clara una cosa: todas las personas tienen un gran secreto por descubrir.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu email no será publicado