La orden de la academia Spence, una saga obligatoria

La orden de la academia Spence es una trilogía sobre brujas de la era victoriana que mucha gente ha ignorado, dejándola apartada por creerla una tonta historia “de chicas”. Pues lo que se han perdido. 

La historia trata de Gemma Doyle, una chica de buena familia que vive en la India hasta la muerte de su madre. Su padre decide volver a Londres y le matricula en la academia Spence, un colegio para señoritas. Allí se sentirá fuera de lugar y descubrirá que hay algo raro, algo… mágico. Y es que Gemma Doyle es una bruja

Cuando lo leí por primera vez no me fijé en ciertas cosas. Pero ahora, de mayor, he redescubierto la saga y me he dado cuenta de pequeños detalles. Y estos son los que la hacen tan especial. ¿Vienes a descubrirlos? 

Imagen de la serie Victoria
Imagen de la serie Victoria

Protagonistas femeninos realistas

Una de las cosas que más me ha sorprendido de la saga de La orden de la academia Spence ha sido el tipo de personajes femeninos. Esta novela está escrita hace más de diez años y hay ciertos elementos que son bastantes modernos para aquel momento. Si bien es cierto que hay cosas que no me gustan, hay otras como la fuerza y el poder que me han llamado mucho la atención.

En la orden de la academia Spence, las protagonistas no soportan que un hombre las mangonee como si fueran tontas y protestan, sobre todo Gemma. Hay chicas como Felicity, una de sus amigas, que ni siquiera desean acabar casadas y atadas a un hombre. Quieren saber más, vestirse como ellos y tomar las riendas de su futuro. 

Aunque no todas son así, claro. Hay personajes como Pippa y Anne, las otras dos amigas de Gemma, que sí quieren a un hombre pero cada una a su manera. Pippa sueña con un caballero y Anne con alguien que la quiera, aunque ambas quieren a alguien que las haga escapar de sus destinos. 

Y eso es algo que me gusta, nos muestran varios tipos de mujeres y de caracteres. Unas son más egoístas, otras más soñadoras y otras más cabezotas pero son mujeres reales. Y eso es algo importante en las novelas, sobre todo en las dirigidas a las adolescentes. Hay que mostrar mujeres de verdad y estas lo son. 

Además, las mujeres fuertes del libro tiene algo que ha hecho falta en las últimas novelas: debilidades. Todas tienen una, un punto flaco que entorpece su camino hacia el objetivo y que esconden. Pero si prestas atención, lo encuentras. Gemma solo quiere ayudar a su padre pero no puede y eso la destruye; Felicity necesita escapar de su familia pero su punto débil es a quién ama y lo que le ocurrió de niña; Pippa quiere huir de un matrimonio arreglado, pero teme que alguien descubra su secreto y jamás pueda casarse; y Anne quiere ser rica y huir de su futuro puesto de institutriz, pero se odia a sí misma y cree que nadie la querrá jamás. Y eso es lo que les hace reales. Además, es mucho más interesante el viaje de estas heroínas. 

Los libros de la Orden de la academia Spence en España

Indios y rumanos

El momento histórico de esta novela es la era victoriana en plena época del colonialismo inglés y la autora nos va dejando migajas a lo largo de los tres libros. En la trilogía tenemos personajes indios y rumanos a los que los ingleses tratan muy mal, a pesar de no hacerles nada malo.

Gemma recuerda la India con cariño, es un lugar que le gusta y que para ella significa hogar. Es donde ha pasado toda su vida y tiene muchísimas ganas de volver, pero que se haya criado ahí no le libra de cometer errores. Un personaje muy importante en la novela es Kartik, un indio miembro de una secta que quiere detener a Gemma. En un determinado momento, ella intenta echarle un piropo y le dice “no te veo como a un indio”. Para él es como una bofetada, es un insulto y Gemma no se da cuenta de lo que está mal en esa frase. Esto se ve bastante bien en la novela Pasaje a la India de E. M. Forster y os recomiendo leerla para entenderlo mejor.

Lamentablemente, ella no va cambiando su mentalidad a lo largo de la novela porque cree que está libre de racismo por haber vivido en la India. Pero es cierto que les trata mucho mejor que el resto. Además, cuando descubre algo acerca de la orden de la academia Spence y de los Rakshana, la secta india, se puede apreciar algo que Libba Bray ha intentado hacer.

En cuanto a las chicas del colegio, para ellas los rumanos que viven en el terreno del colegio representan lo prohibido. Lo que no pueden tener. Pero en cuanto sucede algo, se les culpa de todo y no confían en ellos aunque no les hayan hecho nada. Y esto no ha cambiado hoy en día. 

Personajes LGBT

Libba Bray estaba un poco adelantada a su tiempo en este aspecto y es que en La orden de la academia Spence hay dos personajes LGBT. Esto no es de extrañar cuando lees los agradecimientos y averiguas que es amiga de David Levithan. A lo largo de los libros se intuye y, cuando crees que no lo va a hacer público, se acaba haciendo realidad. 

Cuando todo se destapa, el personaje aprovecha para hablar del futuro que le espera si alguien lo averigua y se desahoga sobre lo que ha estado sintiendo todo este tiempo. En aquella época no eran muy aceptados, sobre todo si había amor de por medio, y podía suponer tu ruina. 

Es muy interesante cómo están metidos en la novela porque está hecho con completa naturalidad, como debe de ser. Como he dicho, vas intuyéndolos, hay pequeñas migas de pan que te llevan hasta ese momento. Lamentablemente, no acaban felices pero en aquel momento fue una pequeña sorpresa para mí que alguien les incluyera. Y encima siendo mujeres.

Este es uno de los detalles que se me quedó en la memoria grabado para siempre. Sobre todo porque ha sido uno de los pocos libros en los que me he encontrado esto y fue un soplo de aire fresco en su momento. 

Brujería

La brujería en estos tres libros es un poco diferente, no hay pócimas como en las tradicionales ni escobas, pero tampoco hay varitas. No se explica del todo cómo funciona, pero sí se sabe que Gemma es una canalizadora de ese poder y gracias a él puede hacer unas cuantas cosas.

Libba Bray ha creado una orden de brujas en las que solo hay mujeres y que se reunían en los reinos, un lugar mágico donde hay muchas criaturas especiales. Es un mundo bello y a la vez aterrador que usa para hablar de racismo, del poder y de las guerras. Es interesante ir descubriendo poco a poco el mundo que ha creado. 

La brujería es el tema principal de la obra y el más importante, pues gracias a eso tenemos una gran parte de los conflictos. Es cierto que tal vez esperábamos más desarrollo de este tema, pero la escritora nos va dando pequeños datos de la secta de mujeres, de cómo hacen las cosas y de lo que significa la magia. 

La parte del misterio y la más oscura está unida a la magia, por supuesto. A lo largo del libro habrá alguna parte un poco más de miedo unida a los espíritus y a los gitanos. Aunque tengo que admitir que he echado un poco de menos que haya muchas más partes tétricas porque creo que es algo que necesitaba. 

Y de estos cuatro puntos os queria hablar de esta novela. La orden de la academia Spence es una novela sorprendente, con personajes femeninos sorprendentes y elementos que entonces no habían aparecido a menudo. Os recomiendo mucho que la leáis y disfrutéis de ella porque es una novela que no olvidaréis.

Wollstonecraft

Escritora y bloguera.

No hay comentarios

Dejar un comentario