Relaciones de maltrato en la LIJ

La literatura tiene un papel importante en la sociedad. Cuando leemos una novela, de manera inconsciente nos quedamos con ciertos comportamientos, ya sean buenos o malos. Hubo una temporada en la que una gran mayoría de libros románticos para jóvenes trataba de una relación de maltrato, romantizando la situación. Y esto, unido a un montón de factores de sobra conocidos, acaba llevando a una situación horrible. ¿Sabíais que una de cada tres personas ve bien que su pareja controle su vida? Está normalizándose que tu pareja controle tus mensajes, a quien ves, a qué dedicas tu tiempo libre… Y esta situación está muy presente entre las mujeres de 16 a 19 años. 

Durante años, las mujeres hemos oído miles de veces que “quien bien te quiere, te hará llorar” o que los celos son buenos, porque eso significa que te quiere. Nos han educado con una idea de amor que duele, que está llena de lágrimas y que te asfixia. Nos han dicho que el amor lo puede todo, que puede cambiar las cosas y nos han enseñado que no podemos vivir sin él. Y están tan equivocados. 

Hoy me gustaría hablaros de novelas en las que se representa el maltrato de forma romántica, pero también de las que nos enseñan un amor bueno. Porque hay muchas novelas juveniles que luchan contra ese tipo de relaciones, contra el maltrato y que merecen la pena ser leídas.

“Quien bien te quiere, te hará llorar” decían.

Recuerdo cuando oí hablar por primera vez de Crepúsculo, me parecía una historia fascinante y quería leerla. Me devoré los tres primeros libros en un fin de semana, no podía despegarme de ellos. Recuerdo llevármelos a todas partes y avanzar en la historia cada vez que tenía una oportunidad. Hoy en día sigo teniéndole cariño, a veces incluso releo la historia o me veo la primera película, pero ahora lo hago de otra manera. 

La historia de ellos se nos presenta como algo romántico, precioso y puro. Edward es un hombre de los de antes y Bella una joven torpe a la que hay que salvar. Se menciona cientos de veces lo patosa que es y las veces que él se tiene que controlar para no ir corriendo a salvarla. Jacob, el mejor amigo de ella resulta ser un hombre lobo y ¡sorpresa! Edward ya tiene una excusa para mantenerla alejada de él.

También consigue controlar sus cosas, como por ejemplo el coche que lleva. Durante toda la tetralogía, él se dedica una y otra vez a intentar convencerla para que cambie su vieja camioneta por algo mucho más seguro —no olvidemos que es una joven torpe y frágil. ¿Qué pasa en el cuarto? Que él consigue que conduzca un coche casi blindado. 

Imagen de la película

En Crepúsculo vemos como se va desarrollando una relación de maltrato en la que el ingrediente principal es el control. Y el lector no se da cuenta. ¿Habéis oído lo de “Y el león se enamoró de la oveja. Vaya oveja tan estúpida. Y qué leon tan morboso y masoquista”? En Crepúsculo está muy presente que para querer a alguien hay que sufrir. 

Los hombres buenos que resultan ser de todo menos buenos abundan en la literatura, pero si hay un personaje masculino que es el rey de cualquier literatura para jóvenes es el malo. El chico rebelde que te odia al que acabas conquistando. ¿Cuántas novelas tenemos de este tipo? 

Tenemos a Step de Tres metros sobre el cielo, un rebelde en moto que hace carreras y que le gusta manipular a Babi para hacer lo que él quiere; a Cole de Te odiaré hasta que te quiera, un bully rebelde que no dejaba de hacer la vida imposible a la amiga de su hermano y que representa el “quien bien te quiere, te hará rabiar” que tan poco me gusta; a Noah de Mi primer beso, otro hermano mayor rebelde del amigo de la protagonista, que espanta a todos los hombres que se acercan a ella porque “quiere protegerla”; a Jude de El lado explosivo de Jude, un chico rebelde que no confía en nadie y que le importa bastante poco hacer daño a la gente; y a Trevor de Maravilloso desastre, un boxeador que maltrata a la protagonista utilizando chantaje emocional. 

Imagen de la película española

Y podría seguir dando nombres, podría citar un montón de personajes de este tipo. ¿Qué suelen tener en común? Todos usan el chantaje emocional en algún momento, aislan a sus parejas y son sobreprotectores. No dan golpes, pero se puede maltratar a tu pareja de otras muchas maneras. Otra cosa que suelen tener en común es que tienen un pasado turbulento. Todos están llenos de traumas, de sucesos espantosos que deben superar y que usan para atar a ellos a sus parejas. 

Estos libros suelen captar la atención del público juvenil porque son amenos, rápidos de leer y enganchan al lector. Te emocionan y saben llegar a la gente, algo muy importante en un libro. Pueden ser de mejor o peor calidad, pero consigue que la gente lea. Lamentablemente, el mensaje que dan no es el mejor pues en vez de criticar ese tipo de conductas las romantizan

“Quien bien te quiere, te hará reír” deberían decir

Algo que yo he tenido en cuenta desde hace unos años es que me hagan reír. Afortunadamente, salgo con una persona que me hace llorar de la risa y que siempre me hace sonreír pase lo que pase, hasta cuando tengo un mal día. Y eso es lo que me gusta encontrarme en la literatura. 

Iria G. Parente y Selene M. Pascual han conseguido crear un universo en el que las relaciones tóxicas son criticadas y en las que reinan las buenas, las sanas, las que merecen la pena. Leer sus libros es refrescante y creo que son una lectura perfecta para la gente joven, pues te enseñan unos valores que son necesarios en una sociedad en la que cada vez hay gente más joven siendo maltratada por sus parejas. 

En Fangirl nos encontramos con otra pareja bonita, una de las que te hacen tener calorcito en el corazón. Tienen algún momento de bajón para meter dramatismo en la historia, pero en ningún momento se da una situación de maltrato entre Cat y Lewis. La novela de A todos los chicos de los que me enamoré podría haber tenido un tipo de relación lleno de lágrimas y maltrato, pero Jenny Han consiguió que la que tienen Lara Jean y Peter sea extraña pero bonita y tierna. Tienen momentos de dudas, enfados y malentendidos pero en ningún momento se hacen de menos ni él se aprovecha de ella o le hace sentir pequeña. Y en Just Listen los dos protagonistas tienen pasados turbulentos pero consigue que eso no les convierta en maltratadores y en cierto modo critica ciertos comportamientos. 

Imagen de la película de Netflix

Son ejemplos de algunas novelas que tiene relaciones románticas sanas en las que el respeto mutuo es algo importante y en las que no se romantizan conductas violentas. Y esto puede parecer una tontería, pero no lo es. 

Los libros cambian nuestra visión del mundo. La hacen más amplia y en cierta forma nos educan. Estamos inmersos en una cultura en la que el amor duele y tu pasado justifica hacer daño a alguien, en la que si te hacen algo es tu culpa por salir con alguien así y no la de él por pegarte o matarte. Y la literatura refleja esta sociedad. ¿No creéis que es hora de cambiarla?

Cada vez hay más novelas en las que se habla de un montón de problemas que hasta ahora eran silenciados. Se denuncian situaciones que antes se aplaudían. Y espero que algún día dejen de existir las otras y solo haya libros en los que, si existe una trama romántica, se muestre el amor de verdad, el que no duele. 

Wollstonecraft

Escritora y bloguera.

No hay comentarios

Dejar un comentario