Silverville de Victoria Álvarez

Victoria Álvarez nació en Salamanca en 1985, es historiadora del arte, profesora en la Universidad de Salamanca y una de las escritoras españolas más aclamadas en la actualidad. En 2011 publicó Hojas de dedaleras y desde entonces no ha parado de escribir, habiendo publicado Las eternas (2012), la trilogía de Dreaming Spires (2014-2016), dos novelas de la trilogía de Helena Lenox (2017 y 2018), La costa de Alabastro (2018), La voz de Amunet (2019) y la novela de la que vamos a hablar, Silverville (2018).

La autora no solo destaca por la calidad de su obra literaria, mejorando a pasos agigantados con cada novela que publica, sino que también por su labor de documentación. En redes sociales ha mostrado, en varias ocasiones, cómo se documenta para los libros, los cuadernos que usa para cada aspecto de la novela y la montaña de lecturas. Por supuesto, todas leemos esos hilos de twitter entre fascinadas y aterrorizadas, por si en algún lado se esconde alguna tortura a un personaje.

Con Silverville se atreve a meterse en la época del Lejano Oeste o Wild West, ambientada en 1872 y con dos protagonistas que no temerán hacer lo que sea necesario para salirse con la suya.

Dicen que a la hora de vengarse el más débil puede ser el más feroz. Y en Silverville, Colorado, una venganza está a punto de fulminar todos sus sueños de plata.

¿Te imaginas pasear por aquí durante la época del Lejano Oeste?

Protagonistas femeninas

Una de las razones por las que me gusta tanto Victoria Álvarez es que hace unos personajes femeninos extraordinarios. Son personajes fuertes que tienen sus debilidades y defectos y que pueden vivir o no según las normas. Me gusta porque no estamos idealizadas en ningún momento sino que son mujeres como las que podrías encontrar en el mundo real. Y no os imagináis lo mucho que hacen falta este tipo de mujeres.

Una de las protagonistas y habitantes de Silverville es Grace Mallory, la mujer de John Mallory. ¿Y quién es él? ¿Por qué tendríamos que conocerle? Pues porque es el hijo de uno de los hombres más importantes del pueblo y parte de una familia que se creía desaparecida.

Afortunadamente, Grace no se ve relegada a la mujer de, sino que es una persona completa que se vale por sí misma y que no teme hacer lo que haga falta para llevar a cabo su plan. Es fuerte y tiene una mentalidad adelantada, algo que la autora ha sabido hacer maravillosamente. Esconde muchísimas cosas y estoy deseando que leáis la novela para descubrirlas.

Y la otra protagonista es Ruby Lawrence, quien lleva viviendo en Silverville toda su vida. Es amiga de la infancia de John Mallory, a quien creía muerto, y no le hace mucha gracia que la familia vuelva al pueblo. ¿Por qué? Ahá, eso deberéis averiguarlo al leerlo.

Este personaje está casada, es madre y es hija de la familia más importante del pueblo, que se dedica a la minería. Tras vivir toda la vida en el pueblo, se podría decir que tiene una mentalidad algo cerrada y que no se adapta a los cambios con facilidad. Y si Grace haría lo que fuera por llevar a cabo sus planes, Ruby lo haría por su familia.

Ambas son muy diferentes, pero increíblemente fuertes. Me parecieron unos personajes muy interesantes y os aseguro que os van a fascinar.

Trama y ambientación

Otro de los puntos fuertes de la novela es su trama y es que Silverville es una historia de una venganza intensísima. Tan intensa que parece que va a acabar ardiendo el mundo.

El principio puede resultar algo lento, pero es necesario que empiece con ese ritmo porque al ser una novela autoconclusiva necesita introducirnos en ella para que no nos perdamos a mitad de la historia. En ningún momento se hace pesada e incluso se agradece, puesto que poco a poco vamos a meternos en una vorágine de vertiginosos argumentos que harán que tengamos que parar para coger aire.

Silverville es una novela de misterios y secretos, donde las cosas no son lo que parece y donde habrá varios giros argumentales, algunos más sorprendentes que otros. Y todo está tan encajado al milímetro que es imposible encontrar ningún error o fallo. Claro que esto es gracias a la labor de planificación de Victoria Álvarez.

La historia también destaca por la espléndida documentación y ambientación. Se sitúa en el Salvaje Oeste del siglo XIX y la autora nos sumerge en el mundo sin necesidad de agobiarnos con la historia del momento, sino que va dejando pequeñas pinceladas de la época. Ya sea con la ropa, la forma de hablar, cómo se llaman a ciertas cosas, las costumbres, el paisaje… Todo contribuye a que nos veamos inmersos en la época y en la historia.

En definitiva, Silverville es una obra de venganza con unas protagonistas impresionantes y un ambiente esplendoroso que te transportará al Salvaje Oeste.

Wollstonecraft

Escritora y bloguera.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu email no será publicado